RSS

EL REGRESO DEL MAESTRO…

03 Feb

Este es un articulo aparecido en la revista El Budoka nº 325

EL REGRESO DEL MAESTRO…

Para hablar sobre el controvertido y polémico estilo que es el Kosho Shorei Ryu Kenpo, necesitaría un libro (1). Pero para hablar del representante en Europa del actual Soke Thomas B. Mitose, creador del sistema Fu Shih, de su trayectoria, experiencias y vivencias varias, necesitaría sin lugar a dudas varios volúmenes.

Conocí al Maestro Raúl Gutiérrez López 8º Dan de Kosho Shorei Ryu Kenpo en el año 1986 durante un curso regional de la, entonces en sus comienzos, Defensa Personal Policial. Desde aquella fecha hasta ahora, nuestros caminos se han cruzado innumerables ocasiones, habiendo tenido la suerte y privilegio de haber participado, organizado y presenciado multitud de cursos, exhibiciones, exámenes de grados, etc.

Blanes. Septiembre 1986

Blanes. Septiembre 1986

Nunca negare, que la primera vez que asistí a uno de sus cursos lo hice con gran escepticismo, pues por aquel entonces, su persona estaba rodeada de una importante polémica, y no muy convencido decidí asistir con el firme propósito de que si no me gustaba o me sentía incomodo, abandonaría inmediatamente el seminario.

De aquellas yo era un joven en plenas facultades físicas, además de graduado como 2º Dan de Karate y por mis experiencias hasta entonces, pensaba erróneamente “que ya había visto mucho” y difícilmente me podían impresionar.

Así pues, mi sorpresa fue mayúscula y el “impacto” (nunca mejor dicho) fue además de inesperado, inhibidor de cualquier reacción que no fuera la de inquietud por conocer más “aquel sistema” y la forma de controlar, la tremenda velocidad, potencia y precisión que el Maestro había desarrollado ante mis ojos.

Ver “a paja en el ojo ajeno y no ver la viga que hay en el nuestro”, es por desgracia algo inherente en la condición humana. Sin embargo, se entiende (¿?) que las artes marciales son un Camino para ayudarnos a conocer mejor nuestras fortalezas, pero ante todo nuestras debilidades. En esa Vía de evolución personal, muchos (mal llamados “maestros”) se encuentran en estados muy primarios de los que difícilmente intentan tan siquiera emerger. De tal forma, expresan sus miedos, inquietudes, su egocentrismo a través de la critica malintencionada y destructiva, hacia aquellos más evolucionados, mejor preparados y más dotados. No se dan cuenta que esa actitud, tan sólo les muestra tal como son, su estado real de evolución y que además de no ganar absolutamente nada, les desacredita como practicantes de autenticas disciplinas marciales.

Con esta reflexión, trato de entender (que no justificar) a esos detractores del Maestro Raúl Gutiérrez, que durante años han criticado sus sistema, sus enseñanzas, su organización y su persona. No negare, que la figura del Maestro no deja indiferente a quien le conoce; o le cae bien o le cae mal, no hay termino medio.

Sin embargo, a su favor tiene a una incondicional legión de alumnos y amigos, que pese a que alguno en los momentos más críticos, y duros, le ha defraudado o traicionado, los demás, le han seguido y siguen en la actualidad confiando en su persona, en su sistema y sus enseñanzas.

Personalmente, a nivel técnico, pero ante todo humano, Raúl Gutiérrez me a ayudado enormemente a progresar

Sensei Alberto Llusia, Shihan Raúl Gutierrez, Sensei Sergio Hernández

Sensei Alberto Llusía, Shihan Raúl Gutierrez, Sensei Sergio Hernández

como artista marcial y como persona. Nunca me ha faltado una palabra de apoyo en los malos momentos o una sonrisa y el calor de su amistad. De justicia es entonces, el reconocimiento que creo que merece alguien que trajo consigo un incomparable, letal y bello arte de combate, como es el Kenpo, y al que tengo el privilegio desde hace años de tener como maestro de vida y llamar “amigo”.

(1) Dicho libro esta prácticamente terminado y del cual el autor de este articulo es a la vez co-autor junto con el Maestro Raúl Gutiérrez.

Kosho Shorei Ryu Kenpo en el Ryubukan Dojo

Cinco han sido las ocasiones desde 1992, que el Maestro Raúl Gutiérrez a impartido seminarios de Kenpo en el Dojo Ryubukan. La última tuvo lugar en Diciembre del pasado año, teniendo de nuevo la oportunidad de sudar y practicar con él.

A dicho seminario asistieron numerosos practicantes, todos del estilo Shito-Ryu Karate –Do. También contamos con la presencia de mi buen amigo Jesús Arjona 5º Dan de Matsumura Seito Shorin Ryu. El curso se desarrolló en dos sesiones una de mañana y por la tarde la segunda. Las combinaciones técnicas desarrolladas por el Maestro eran de un constante fluir, y, como siempre, con múltiples adaptaciones que hacen del Kenpo un arte “vivo”. Los asistentes, acostumbrados a un trabajo que requiere menos encadenamientos, se adaptaron rápidamente, ya que algunos de ellos ya habían participado en otros seminarios con el Maestro y en general todos poseían un elevado nivel técnico que permitió que el ritmo de trabajo fuera constante.

El disciplinado grupo que pudo concentrarse en las instalaciones del dojo, repitió incansablemente las combinaciones, sin apenas tregua más que para las explicaciones, que para sorpresa de los que no conocen a Raúl Gutiérrez, pudieron constatar que este efectuaba de forma desenfadada toda vez que contundente.

Todos los presentes, pudimos constatar, que la edad (52 años), no ha mermado en las cualidades innatas del Maestro, la velocidad y potencia que este demostró una vez más, para regocijo de los que ya le conocemos y sorpresa para los que asistían por vez primera.

Al finalizar la sesión matinal, y a petición mía, el Maestro explico las bases e historia del Kosho Ryu Kenpo, haciendo alusión al libro que llevamos años preparando y que esperamos que pronto sea publicado.

Descripción del sistema Kosho Shorei-Ryu (2)

La Técnica:

El Kenpo Kosho, basa su eficacia técnica en la utilización de los Atemi, o golpes, pero es profuso en sistemas de proyecciones y derribos, un apartado muy amplio en Kosho Shorei Ryu y tan complejo como en Aikido o Ju jutsu siendo estos un “Concepto” básico del sistema.

En seguridad con el elevado arte del “no-conflicto” utilizan lo que denominan “bloqueos femeninos” y “golpes femeninos” (Onna No Atemi). Bloqueos y golpes que son realizados solo para causar un cierto grado de dolor y confusión sin hacer demasiado daño.

Filosofía y Espíritu del Kenpo Kosho-Ryu:

Kenpo significa “Ley del Puño”. Kenpo es un arte marcial que busca el desarrollo del ser humano en todos sus aspectos (físico, mental y espiritual). Persigue el conocimiento interior, el equilibrio, la armonía y una convivencia pacifica y respetuosa con todos los seres que nos rodean y acompañan en nuestro camino.

El Kosho Shorei Ryu Kenpo se divide en dos ramas diferentes, que en si misma son un arte, las espirituales y las técnicas pugilísticas, no pudiendo ser estudiadas independientemente. Las arte físicas están divididas en tres sistemas de combate independientes, que son “el arte de la guerra del Monasterio Kosho-Ji”, “las artes simétricas” y el arte de la autentica defensa personal”.

– El arte de la guerra del Monasterio Kosho-Ji, incluye las técnicas básicas de ataque con puño, piernas, mano, dedos, codos, etc., incluyendo el aspecto formal del “kata”. Con dichas técnicas se busca golpear en los puntos vitales con la intención de dañar y eliminar a un posible adversario.

– Las artes simétricas se refiere a la enseñanza de las técnicas de estirar y empujar, golpes a las extremidades, no son técnicas letales aunque si efectivas para controlar sin dañar a un adversario más de lo necesario.

– La autentica defensa personal, se basa en técnicas de saltos y desplazamientos en escape, enseñando además a utilizar cualquier objeto en defensa.

El orden de aprendizaje del sistema Kosho, comienza por enseñar las artes espirituales, y posteriormente cuando el discípulo esta preparado, se le enseñan las técnicas físicas. La razón de este orden surge de la opinión de que en caso de lucha real, el estudiante antepondrá sus artes espirituales a las técnicas físicas más letales. De esta forma se entiende que pone en practica el verdadero sentido del concepto Kenpo Kosho.

La verdadera Defensa Personal es el arte de la anticipación, prever las situaciones de peligro y evitarlas. La más grande y verdadera autodefensa es vivir y forjar a nuestro alrededor un mundo de paz y armonía. Un verdadero estudiante de Kenpo evita la violencia, obedece la Ley y busca vivir en paz y armonía. Pero en caso de necesidad, en una situación de gran peligro para la vida, esta perfectamente entrenado para repeler la agresión y aplicar técnicas devastadoras y letales para la integridad física de su agresor. En el aspecto físico salir victorioso en la Defensa Personal es la esencia del arte del Kenpo. En la Defensa Personal se vence con el ritmo que nace del vacío, con la cadencia que nace de la inteligencia y con el conocimiento del ritmo del contrario. Pero hacer daño, herir o matar no es el camino de la humanidad.

“Vengo hacia ti con las manos vacías, no tengo armas, pero si soy obligado a defenderme, a defender mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte, por el derecho o la injusticia, entonces aquí están mis armas… LAS MANOS VACÍAS”. (Juramento del Kenpo creado por William K.S. Chow discípulo de James M. Mitose)

La parte interna, el verdadero espíritu del Kenpo radica en la humildad, en la sencillez, en el autocontrol permanente. Ser humilde significa ser respetuoso, responsable y justo con los demás y con nosotros mismos. la persona humilde no se rebaja ante nadie, pero tampoco permite que nadie se rebaje ante ella. La practica persistente y continuada del Kenpo mejora la salud, aumenta la longevidad y no es peligrosa para los practicantes. No importa quien lo practica, sea hombre o mujer, joven o mayor, débil o fuerte. Debe siempre preservar sus recursos físicos y utilizar su fuerza y su energía económicamente. El Kenpo desarrolla la auto confianza, desarrolla nuestros sentidos y nuestra mente para actuar y juzgar de forma rápida y estar siempre alerta. El arte del Kenpo es una ayuda inestimable en nuestra vida diaria. El verdadero practicante de Kenpo debe tener un espíritu amplio y abierto, ser paciente, humilde, comedido, y dar muestra de una calma interior absoluta. Debe entrenar su espíritu continuamente en estrategia y táctica.

Debe buscar la sencillez, que es la clave de la maestría, la perfección, la pureza, la sinceridad y la entrega en cada técnica, en cada movimiento, en cada gesto.

Se debe interiorizar la técnica hasta el punto que brote del inconsciente como un movimiento natural. Aquel que logre aprender el poder de lo natural será dueño de cualquier situación. Por esta razón la técnica no debe ser rutina mecánica, porque así limitamos nuestra mente y esta limitación la vuelve rígida y carente de espíritu. El entrenamiento constante debe ser una parte normal de la vida para que el cuerpo y el espíritu permanezcan inmutables y alerta en cualquier situación.

Entrena cada día con la ilusión, la entrega, el entusiasmo y el espíritu de tu primer día. Vive cada entrenamiento como si fuera el ultimo momento de tu vida y trabaja como si fueses a vivir eternamente. Recuerda que el autentico guerrero sólo tiene un hombre al que vencer: el mismo La senda del guerrero es la vía libre del conocimiento, sin aferrarse a nada ni a nadie. Ese es el camino del autentico y puro Kenpo. Cada cual esculpe su propio camino. El camino esta en nuestro corazón, en la fuente de nuestra conciencia, en nuestro espíritu. Convertir el corazón del universo en el propio corazón es el camino del guerrero.

El Kenpo también se practica como deporte, pero siempre hay que tener presente la filosofía del verdadero y puro Kenpo. Para dominar el arte del combate hay que profundizar en la filosofía, con espíritu. El poder del cuerpo y la maestría de la técnica no son nada sin la vigilancia del espíritu.

Hay que mantener un espíritu imparcial, equilibrado, justo, comprensivo y condescendiente en cualquier situación. Un verdadero maestro de Kenpo lucha siempre por la justicia, aunque las circunstancias sean adversas. Ganar o perder, o medirse con los demás con algunas técnicas, no es el verdadero Kenpo. La meta no consiste en vencer o ser vencido sino en alcanzar la perfección y la sencillez en cada técnica y en cada acto de nuestra vida. Recuerde siempre que el puño es un tesoro en el bolsillo. Nunca debe mostrarse en publico.

(2) Extracto del libro en preparación sobre el Kosho Shorei Ryu Kenpo.

Libro Kosho Ryu Kenpo; La Primera Ley del Puño. Autores Raúl Gutierrez y Sergio Hernández

Libro Kosho Ryu Kenpo; La Primera Ley del Puño. Autores Raúl Gutierrez y Sergio Hernández

                             Sergio Hernández Beltrán

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: