RSS

La frustración es parte del entrenamiento

17 Sep

Todos nos hemos sentido descorazonado alguna vez en nuestro entrenamiento. Cuanto mas años entrenamos, mas oscuros periodos de frustración, desaliento y desanimo llenan los días de practica.
A través de los años aprendemos a resignarnos y MANAGE, para continuar de una manera u otra un paso adelante.
Los estudiantes que comienzan como puedes imaginar, abandonan fácilmente, cuando se encuentran con el primer obstáculo. Estos pierden fácilmente el interés cuando el entrenamiento comienza a ser duro o las técnicas no se cogen fácilmente como esperaban. Yo he podido ver incluso entre profesores de mas de 30 años de trabajo, el abandonar y dejarlo.
En nuestro entrenamiento de artes marciales nosotros relacionamos que abandonar como derrota “ pero porque crece ese sentimiento en nuestro interior y por que no se puede controlar? Por que no podemos superar esa colina? Por que paramos de progresar? Por que todo de repente se vuelve mas confuso? Todas estas preguntas nos la hacemos algún día u otro.

Tiempo atrás, escribí que por medio del Karate podíamos conseguir la felicidad. Al poco tiempo, uno de mis alumnos vino y me pregunto “ Sensei, tu escribiste que podemos ser felices por medio del entrenamiento del Karate, pero muchas veces le observo y no parece feliz. Yo entreno duro y algunas veces tampoco soy feliz.”
“Tu no has entendido lo que la verdadera felicidad significa”, contesté.
Nosotros creamos una situación ideal para nosotros en nuestra mente, y cuando los acontecimientos van en dirección opuesta a nuestras expectativas, nos frustramos y nos desanimamos.
Nosotros imaginamos que tenemos el derecho a ser felices y merecemos ser felices, por lo que cualquier condición contraria, o fuera de estas afirmaciones no son realmente parte de nuestras vidas.
Pensamos que cuando somos felices vivimos nuestras vidas pero que cuando no somos felices por algo “ajeno” esta interfiriendo en nuestras vidas.

En artes marciales, conocemos que ambas “estados” felicidad y tristeza son partes de nuestra vida. Entrenamos para aceptar ambos por igual.
Estamos de acuerdo que si nos dan a elegir entre los dos elegiremos la de ser feliz.
Pero desafortunadamente no se puede elegir entre estos dos estados, de echo parece que a través de nuestras experiencias mas tristes o contrarias, aprendemos mas que de nuestras experiencias mas felices.

Cuando tenemos un gran progreso en nuestro entrenamiento, estamos orgullosos de nosotros, pero por el contrario cuando comenzamos a ir lentos, cuando las técnicas no nos salen o cuando nuestra manera de practicar no tiene mucho sentido, comenzamos a frustrarnos y a pensar en dejarlo y empezamos a buscar otras artes marciales.
El éxito es parte de nuestro entrenamiento pero el fracaso y las decepciones también lo son. Como tesoros preciosos y únicos aspectos de nuestras vidas, deberíamos aceptar ambos por igual como fundamentos de nuestros entrenamiento en artes marciales.
Estamos de acuerdo que cuando las cosas van mal nos quejamos como todo el mundo, pero es no significa que algo ajeno a nuestras vidas nos este fastidiando.
Nosotros conocemos de lo bueno o de lo malo solo por que hay cosas que las discriminan y diferencia entre ellas.
En Artes Marciales no podemos discriminar, así como que no podemos elegir nuestros oponentes o las circunstancias del encuentro.
Y en un enfrentamiento con nuestro oponente trabajamos sobre una desventaja, la cual tenemos que transformar mediante la virtud de nuestro entrenamiento y nuestra técnica, esto es lo que hace las artes marciales tan interesantes.
Lo mismo podemos decir de nuestras vidas. Los artistas marciales sobreviven día a día dando la bienvenida a la adversidad y usando su destreza y fuerza personal para llegar despacio pero seguro a conseguir sus metas, objetivos y aspiraciones.
La energía que utilizamos es lo que se llama la fuerza de la vida.
En cualquier trabajo que realicemos, habrá días de alegrías, de decepciones, de malos-entendidos, de ofuscaciones, de momentos divertidos, y debemos aceptar a todos con la misma mente. Un verdadero artista marcial no puede espiritualmente o mentalmente saltar de la felicidad a la depresión fácilmente. Esta es la esencia de nuestro entrenamiento, esto es lo que hace al entrenamiento del arte marcial tan difícil a veces.
Un día vino una persona a visitar mi Dojo y quedo muy impresionado por la construcción, por el numero de alumnos y lo bien que estaban entrenando. El dijo” debe de tener muchísimo éxito”. “ No” respondí “ este Dojo no esta construido sobre el éxito pero si sobre muchos fracaso. Pero por la perseverancia, nosotros hemos llevado este Dojo tan lejos, estoy muy agradecido.”
Un hombre mayor moribundo era ya muy olvidadizo y despistado; y le pregunto al maestro de Zen Ryokan por algún consejo para remediar esto. Ryokan le dijo. “Cuando estas vivo, esta bien estar vivo,” “Cuando estas enfermo, esta bien esta enfermo,” y cuando estas cerca de la muerte esta bien morir”.
Cuando nos frustramos en nuestro entrenamiento, no hay nada malo por sentirse así, es solo otra parte del entrenamiento. El punto importante es no malentender esta fase y dejarlo, en cambio solo hay que intentarlo una vez mas y seguir entrenando, con el tiempo entenderemos que no hay razón para frustrase o desalentarse ni en nuestros entrenamientos ni con nuestras vidas.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17/09/2008 en Filosofía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: